Archivo de la categoría: GUISANTE

PATATAS CON HABAS Y GUISANTES

INGREDIENTES

  • 1 kg de patatas 
  • 500 g de guisantes con vaina 
  • 500 g de habas con vaina 
  • 1 cebolleta 
  • 2 huevos 
  • 2 lonchas de tocino entreverado 
  •  sal

PREPARACIÓN:

Cuece los huevos en un cazo con agua y una pizca de sal durante 12 minutos a partir de que empiece a hervir el agua. Deja templar, pélalos, córtalos a tu gusto y resérvalos. 

Desgrana los guisantes y las habas. Cuécelos por separado durante 5 minutos. Escurre y reserva. 

Pela y casca las patatas , en trozos medianos y cuécelas durante 10 minutos. Agrega los guisantes y las habas. 

Corta el tocino en tiras y fúndelo en una sartén. Pica finamente la cebolleta y dórala en la salsa.

Añádelo al guiso, rectifica de sal y sigue cociendo hasta que las patatas estén blandas y el caldo ligeramente espeso. 

  sirve enseguida con el huevo cocido espolvoreadoImagen

Anuncios

ALCACHOFAS CON HABAS Y GUISANTES

 

ALCACHOFAS CON HABAS  Y GUISANTES

INGREDIENTES

  • 1 kilo de alcachofas
  • 1 kilo de habas frescas con vaina
  • 1 kilo de guisantes frescos con vaina
  • 1 limón y agua para lavar las alcachofas
  • 1 cebolla bien grande
  • 3 dientes de ajo grandes
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 10 cucharadas de aceite de oliva
  • 10 cucharadas de vino blanco
  • 3/4 de litro de caldo de pollo
  • sal

PREPARACIÓN

  1. Lo primero de todo será preparar las verduras para el guiso. Así que desgrana las habas y los guisantes y resérvalos. Tira las vainas. Prepara las alcachofas  quitando las hojas más verdes, cortando las puntas y separando el rabillo. Mete las alcachofas y los rabillos en agua con limón para que no se oxiden.
  2. En una cacerola  pon la cebolla picada bien fina con todo el aceite y una cuchara pequeña con sal. Deja que se vaya  ablandando la cebolla a fuego medio.
  3. Pela los ajos, córtalos en rodajas y añádelos a la cebolla. Continua a fuego medio.
  4. Cuando la cebolla esté bien pochada y empiece a tomar color añade el pan rallado y remueve durante un minuto. A continuación añade el vino y deja que se evapore parte del alcohol durante un par de minutos.
  5. Luego añade los guisantes y las habas y los rabitos de las alcachofas. Remueve durante un minuto y a continuación coloca las alcachofas entre el resto de la verdura y cubre con el caldo que puede estar caliente o a temperatura ambiente.
  6. Si el caldo no lleva sal añade una cucharada pequeña de sal pero si el caldo ya está sazonado simplemente deja que coja temperatura y entonces prueba si es necesario añadir una pizca más de sal. Deja al fuego unos 45-55 minutos hasta que las habas estén blandas .
  7. Mientras se hacen las alcachofas menea de vez en cuando la cazuela cogiéndola por las asas. No metas demasiado la cuchara para remover pues se desharán las alcachofas.
  8. Cuando las verduras estén tiernas ya tienes el plato listo.

GUISANTES CON JAMÓN Y HUEVOS POCHADOS

  Ingredientes:

  • 500 gr de guisantes frescos
  • 1 Cebolleta tierna
  • 2 Lonchas gruesas de jamón serrano
  • 4 huevos
  • Aceite de oliva.
  • Sal.

Elaboración:

Lo primero es preparar los huevos pochados ponemos a cocer en un cazo abundante agua.
Envolvemos el huevo crudo en film transparente haciendo un saquito, mucho más sencillo que el método tradicional, además te permite aderezar el huevo con multitud de especias e ingredientes.
Introducimos los cuatro saquitos en el cazo con agua hirviendo y dejamos cocer cuatro o cinco minutos.

Sacamos y dejamos templar.
Mientras se cuecen los huevos podemos ir preparando los guisantes con jamón.Ponemos a pochar en una sartén , con aceite de oliva, la cebolleta cortada muy fina. Añadimos el jamón cortado en dados y echamos los guisantes en la sartén.Cubrimos la sartén con una tapa y dejamos cocer cinco minutos.

Probamos el punto de sal y servimos en los platos.
Quitamos, con cuidado, el papel film de los huevos y colocamos uno en cada plato.
Servimos y degustamos

EL GUISANTE DE PALENCIA

Los guisantes de Palencia frescos y recién recolectados en las huertas palentinas, en su corta campaña de poco más de un mes durante los meses de mayo y junio, tuvieron una justa fama fundamentada, a partir de los años sesenta del siglo pasado, gracias a su elaboración por la familia García de Alba en su Restaurante Casa Damián. Sus guisantes, solos, con huevos o en su excepcional menestra palentina fueron una referencia en la hostelería española durante cincuenta años. En estas fechas, muchos palentinos esperaban la llegada del mes de mayo para preparar los guisantes con las sencillas recetas con las que Josefina de Alba y sus hijos Paquito y Lorenzo los ofrecían en las mesas de sus restaurantes. Hoy todavía es posible rastrear en Internet esta reconocida fama por los comentarios de grandes cocineros vascos (Arzac, Berastegui) y de numerosos comentaristas gastronómicos.

Propiedades nutritivas y salud

Los guisantes están compuestos en su mayor parte de agua, pero destacan en ellos los hidratos de carbono, diferentes vitaminas de los grupos B y C, así como minerales (principalmente fósforo y magnesio) y fibra que aportan numerosas propiedades beneficiosas para la salud.
Estas sustancias (en especial la vitamina C, calcio, magnesio, ácidos y fibras solubles) favorecen la circulación de la sangre disminuyendo el colesterol y, gracias a sus propiedades como vasodilatadores, previenen posibles afecciones cardiacas como la angina de pecho o el infarto de miocardio.
Los guisantes poseen un efecto regulador del azúcar en sangre que interviene en el mantenimiento de los niveles, por lo que resultan aconsejables en las dietas de personas diabéticas, menores o atletas, debido a su aporte extra de energía. La sensación de saciedad que provoca también es utilizada por expertos en nutrición para incorporarlos en dietas que regulen el peso.
Proporcionan proteínas vegetales y minerales constructivos favoreciendo el desarrollo de las células, así como su renovación, siendo adecuados para los jóvenes en edades de crecimiento o las personas mayores. Otra ventaja que otorgan los guisantes hace referencia al mantenimiento adecuado de los tejidos corporales, la salud de cabello, uñas, piel o fuerza muscular. Resultan muy importantes en las dietas de aquellas personas que sean sensibles a padecer anemias, previniendo además enfermedades óseas como la osteoporosis.
Su contenido en fibra, al igual que en numerosas verduras y hortalizas, le proporciona la cualidad de favorecer el tránsito intestinal aliviando el estreñimiento, evitando así el exceso de sustancias sedimentadas en las paredes del colon y previenen el cáncer de este órgano interno.
Pero para que el organismo asimile de forma correcta las proteínas de estas legumbres es aconsejable consumirlas junto a cereales como el arroz que aportan los aminoácidos esenciales de los que carecen los guisantes.